La Union Guia

jueves, 18 de enero del 2018

Última actualización10:05:38 PM GMT

Estás aquí: Belleza y Salud Consejos General

General

general-consejos-salud-belleza-mar-menorDentro de los temas generales de Area Mar Menor, entraremos esta semana en una recopilación de mitos y realidades

en torno a las abdominales.  Es lo que toca depués del verano.

Para lograr unos buenos abdominales o la tan deseada "tableta de chocolotae, se requiere no sólo el ejercicio, también requiere de una buena nutrición.

 

Antes de comenzar un entrenamiento o para cambiar sus hábitos alimenticios debe quedar claro que hay mitos sobre los abdominales.

Mito: Se necesitan cientos de abdominales para conseguir los músculos abdominales en forma.

Realidad: Los músculos abdominales no necesita tantas repeticiones ya que como cualquier otro músculo, responde mejor si alternan los ejercicios o la adición de la resistencia.

Mito: Tienes que trabajar los abdominales todos los días.

Realidad: Trabajar el abdomen diariamente puede resultar un exceso de ejercicio para el músculo. Por lo tanto, es conveniente dar un descanso a los músculos a recuperarse.

Mito: Si no hago ejercicio mis abdominales se convertirá en grasa.

Realidad: Los músculos de la zona abdominal, nunca se convertirá en grasa. Si tomas cuidado con tu alimentaacion y y mantenerse activos a pesar de no hacer ejercicio, parea mantener tu abdomen liso. Sin embargo, dejas de hacer ejercicio y empiezas a comer comida chatarra, tu vientre plano desaparecerá.

Mito: Los hombres y las mujeres deben trabajar su abdomen de manera diferente.

Realidad: Los hombres y las mujeres tienen los mismos músculos, por lo tanto, debe trabajar de la misma manera. Si una mujer quiere una línea en el centro de su abdomen, necesitará comer correctamente, y a su vez seguir un programa de condicionamiento cardiovascular.

 

 

Consejos para comer para ayudar a tener un vientre plano

Como se mencionó anteriormente, el abdomen no se trabajó a menos que la capa de grasa que lo cubre, desaparezca.

Para acelerar el metabolismo y quemar esa grasa de la comida debe ser de 5 a 6 comidas pequeñas al día. 

Además, es recomendable dejar de comer alimentos que no le permitirá alcanzar su meta de tener un vientre plano, los ejemplos de estos son: pan blanco, pastas, refrescos, dulces, comida rápida, aceites hidrogenados, el azúcar y el jarabe de maíz. 

En lugar de estos alimentos, comer más harina de avena, aceite de oliva, pan integral, frutas, verduras, nueces, mantequilla de maní natural, pollo, pescado, proteína y agua.

Un abdomen plano requiere un gran esfuerzo, pero si puede ser compatible con una dieta balanceada y buena rutina de ejercicios, verás los resultados que se vale la pena el sacrificio.

Siempre consulta con un especialista antes de cambiar tus hábitos.

ladrillo